El I-Doser es un programa que simula los efectos de las drogas. Cualquier droga. OK, no es eso exactamente, pero el principio es el mismo.

Lo que pasó es esto: unos huevones en un laboratorio decidieron hacer archivos de sonido que gatillan en quien los escucha las mismas sensaciones que caracterizan a distintas drogas. Las drogas funcionan alterando tu mente para que percibas las cosas de manera distinta, más placentera o más fuerte o como sea, dependiendo de la sustancia. Estos archivos de sonido se escuchan a través de tus audífonos y básicamente te sientas en el computador y escuchas un montón de estática distinta por cada uno, y esta -eventualmente- te vuela. Es el equivalente acústico al canal cero en el televisor, pero funciona -en teoría-.

Ahora, estos tipos querían ganar plata así que inventaron un programa que te cobra cada vez que quieres usar una “droga” distinta, pero como le pasa a todos quienes tratan de vender cosas por i-net, los usuarios aprendieron rápidamente a reproducir las “dosis” de las drogas y luego alteraron el programa para poder usarlas una y otra vez. La versión que yo probé del programa (con dosis ilimitadas de cada droga) se la pueden bajar aqui

>>http://freakshare.net/files/vwjecw82/IDoser-v4.5.rar.html

Si acabas de bajarte el programa lo primero que te conviene hacerte correr es una “dosis” que se llama french roast, dura 5 minutos y sus efectos son los de un café cargado. Lo que te haga sentir esa dosis es una buena señal de lo que te puede hacer sentir el programa. Llevo solo unas horas experimentando con el y sin embargo tengo la impresión de que llegaré a habituarme.

Mi música favorita tiende a contener bastante estática de todos modos.

El programa también incluye simuladores de antidepresivos, esteroides, anfetaminas, estimulantes y alucinógenos varios. Quizás los más interesantes sean los que, en lugar de estar modelados a partir de drogas reales, fueron creados específicamente para el programa, como A-bomb, Black Sunshine y White Crosses, pero todavía no he probado sus efectos (por definición soy renuente a probar muchas cosas al mismo tiempo si implican pasar unas cuantas horas escuchando sonidos raros y, sobre todo, si no estoy seguro que van a funcionar).

No creo que estas cosas vayan a reemplazar nunca a las drogas reales, simplemente no son lo mismo, pero reconozco su potencial y me parecen una oportunidad valiosa.

Por lo menos los estimulantes parecen hacerme efecto. Y seguramente mejoran cuando las combinas con drogas de verdad.