Un estudio que se encuentra en una fase temprana sugiere que los fármacos basados en esta planta (marihuana) podrían algún día ayudar a combatir la enfermedad.

El uso médico de los cannabinoides o sustancias químicas activas que se encuentran en la marihuana, ha cobrado intéres en los últimos tiempos, abriendo nuevos horizontes para la exploración de potenciales fármacos.

Investigadores dela Universidad de Alcalá de Henares hallaron indicios de que ciertos componentes químicos del cannabis detienen el crecimiento de células cancerígenas en la próstata. La investigación fue publicada en el British Journal of Cancer. Sin embargo, los expertos señalan que la investigación todavía se encuentra en una fase exploratoria y que aún son necesarios muchos más años de ensayos para determinar la aplicación de las averiguaciones en el tratamiento del cáncer en humanos.

Después de trabajar en un principio con células humanas, Inés Díaz-Laviada y su equipo también probaron un compuesto en ratones y descubrieron que reducía de manera significativa el crecimiento tumoral.

Los cannabinoides probados por el equipo de científicos español parecen actuar contra el cáncer de próstata porque bloquean un receptor, o entrada molecular, en la superficie de las células tumorales. Eso detiene la división de estas células.

El equipo trabajó con dos cannabinoides -llamados methanandamide y JWH-015- y supone la primera demostración de que tales sustancias del cannabis evitan la multiplicación de las células cancerígenas.

 Logros y fracasos farmacéuticos

Algunas farmacéuticas ya están explorando las posibilidades de los cannabinoides contra el cáncer, entre ellas la firma británica GW Pharmaceuticals, especializada en fármacos basados en cannabis. GW colabora con la japonesa Otsuka en una investigación temprana del empleo de extractos de cannabis para tratar el cáncer de próstata (el más común entre la población masculina), y también el cáncer cerebral y el de mama.

GW ya ha desarrollado un spray oral llamado Sativex que alivia algunos de los síntomas de la esclerosis múltiple y que piensa comercializar en Europa con la alemana Bayer y la española Almirall.

Otros intentos de explotación del sistema cannabinoide han tenido éxito dispar. Sanofi-Aventis se vio forzada a retirar del mercado el adelgazante Acomplia por sus vínculos con desórdenes mentales.