Un médico norteamericano, el doctor Dr. Andrew Weil, dijo durante una entrevista por televisión que curó su alergia a los gatos usando LSD. Según dijo, estas afecciones “se aprenden”, y esta droga alucinógena ayuda a “desaprenderlas”.

 

Weil, autor de varios best-sellers sobre temas médicos, explicó en el programa 60 Minutos que “yo tomé LSD, en un maravilloso paisaje al aire libre, y me sentí bárbaro. En el medio de esto, un gato vino y saltó en mi regazo. No tuve ninguna reacción alérgica, y no la he tenido desde entonces. Si las drogas fueran legales, yo se lo recomendaría a mis pacientes”. Si el gato le habló en árabe sobre los misterios del cosmos, evitó comentarlo. Curiosamente, la existencia misma del felino no fue cuestionada en el reportaje.

A pesar de que se han descubierto varios usos terapéuticos para la marihuana, y la cocaína tuvo su origen como remedio contra la depresión, el alto nivel de dependencia psíquica o física que generan ha hecho que la comunidad médica las rechace como solución a ciertas dolencias.